Quintanilla de Arriba

 

El reloj de la villa de Quintanilla de Arriba

 

Historia del reloj del ayuntamiento de Quintanila de Arriba, que pudimos ver en el programa de fiestas de la Función de 2008

 

Esteban Repiso, el Sr. Esteban, que murió centenario en el año 2002, me contó que él había oído decir que el reloj del ayuntamiento antes había estado en el agujerón de la torre de la iglesia. Con motivo de la exposición de algunos documentos del archivo municipal de Quintanilla de Arriba, celebrada los días 18-20 de julio de este año – 2008 -, tuve acceso a una serie de documentos que daban la razón al Sr.Esteban, efectivamente el reloj de la plaza, antes estuvo en el óculo de la torre de la iglesia.

Y esta es la historia documentada del reloj de la villa de Quintanilla de Arriba. Siendo presidente del Ayuntamiento Isidoro Carrascal, se encarga, por acuerdo del Ayuntamiento de 7 de mayo de 1877 , al relojero Mariano Hoefler Echevarria, de origen suizo y residente en la calle Tudescos 25 de Madrid, un reloj de torre.

Del catálogo de relojes de torre del Sr. Hoefler, se elige uno para iglesia de Quintanilla de Arriba, que dé las horas y medias y tenga ocho días de cuerda. El reloj de Quintanilla tendrá una campana de forma esquilonada de 11 arrobas de peso ( 92 kilos ) y una esfera de chapa, con los números negros, de 1,25 metros de diámetro.

El reloj y la campana se contratan con el Sr. Hoefler, en documento firmado en Quintanilla de arriba, el 7 de junio de 1877, con un coste de 1.797 pesetas pagadas al contado, el reloj se contrata con cinco años de garantía.

Como apunte curioso se recoge que el reloj fue traído en carro desde la estación del Norte de Valladolid; el ferrocarril de Ariza que pasa por Quintanilla aún no había sido construido. El reloj se inaugura el día de san Juan, 25 de junio de 1877.

Pero, lamentablemente, enseguida comienzan los problemas con el flamante reloj, el 20/12/1877, apenas seis meses despues de la inauguración y luego el 22/2/1878, surgen nuevas averias y a continuación otras que impiden el funcionamiento del reloj. Harto de los continuos problemas ocasionados por el reloj, el 1 de mayo de 1878, el presidente del ayuntamiento, Isidoro Carrascal, reprocha al relojero, por escrito, “ su conducta tan poco decente”, su “ feo proceder “ y amenaza con acudir a los tribunales dejusticia por incumplimiento de contrato. El relojero se defiende diciendo que es inexplicable que se produzcan esas averías y que se rompan engranajes de bronce y escribe que “ alguien con mala fe y con mano poco experta trata de desacreditarme”.

Hasta aquí podemos seguir documentalmente la ajetreada trayectoria de nuestro reloj que, sin embargo, debió continuar creando problemas, porque, en otra carpeta diferente, aparece un documento del ayuntamiento dirigido al obispo de Palencia y fechado a 27 de septiembre de 1896 en el que se dice literalmente que “manifestamos que la torre de la iglesia donde está colocado el reloj de esta villa está en estado tal que se hace necesaria pronta reparación para evitar mayores males y desgracias personales y la mayor parte de los desperfectos causados se deben a la colocación del reloj expresado”. ¿ Cuales son los desperfectos que el reloj podía ocasionar en la torre de la iglesia, qué desgracias personales se podían derivar ? ¿ Dónde estaría la campana con su castillete metálico rematado con una cruz ? ¿ Era este este castillete el que ocasionaba los desperfectos y podía producir desgracias personales ?

Lo cierto es que el cura párroco, Don Eugenio Mediavilla escribe al obispo de Palencia, avalando lo manifestado por el ayuntamiento y el obispo de Palencia contesta autorizando para que “ la reparación de los daños se haga a cargo del municipio y contribuya la fábrica de la parroquia con 75 pesetas”.

Probablemente las reparaciones que se hicieron en estos años (1896) no lograron evitar los desperfectos y finalmente se opta por trasladar el reloj de la villa desde la torre de la iglesia, donde estuvo instalado desde 1877, hasta el propio ayuntamiento. No ha aparecido documentación sobre cuando se produce este cambio aunque posiblemente la fecha 1905, que figura en la fachada del ayuntamiento, sea la del año en que se construyó la torreta de ladrillo que alberga el reloj, la maquinaria y la campana, que anteriormente estaban en la torre de la iglesia. La fecha de 1912 que figura en la esfera del reloj y en el armario de la maquinaria junto con el nombre de Russo, tal vez sea la del relojero que reparó el reloj del Sr. Hoefler.

Tomás Madrazo